«Diez Naturales» de…Salvador Valverde (autor Carne de Hierro)

Estrenamos sección con una entrevista al escritor e investigador malagueño, Salvador Valverde, autor de la obra «Carne de Hierro», Vida y Muerte del diestro onubense Manuel Báez «Litri»

1.-Salvador ¿por qué decidiste profundizar en la figura de Manuel Báez Litri?

Como investigador malagueño y apasionado de la historia de mi ciudad, sabía desde hace muchos años de la muerte de Manolito Litri en Málaga. A medida que indagaba más sobre el trágico suceso y su gran repercusión a través de la prensa de la época, más me sorprendía cómo a día de hoy el hecho en cuestión había caído en el olvido en la ciudad. Incluso cuando hablaba del tema con algunos amigos o conocidos, me decían que Litri seguía vivo, que cómo iba a ser. Evidentemente pensaban que me refería a Miguel Báez en vez de a Manuel. Esto hizo que surgiera la idea de realizar un documental junto a mi amigo Francisco Carmona, que es un apasionado en el apartado audiovisual. El documental, titulado “Sangre y arena en La Malagueta”, está centrado sobre todo en los pormenores de su última corrida, su semana agónica y en la repercusión que tuvo su muerte. Después ya no pude escapar del encanto del personaje. Me apasionó tanto, que consideré que era de justicia que tuviera una biografía.

Pase de muleta de Manuel Báez Litri

2.-¿Qué encontrará el lector en “Carne de Hierro”?

Estoy convencido que el lector se va a sorprender con el libro. Va a conocer a un Maestro que, a pesar de su corta trayectoria, era una gran sensación. Descubrirá su carisma, arte, valentía, anécdotas, vivencias, triunfos, momentos menos buenos, etc. Todo con información contrastada, en todo lo que ha sido posible, de primera mano a través de las crónicas de prensa de los más importantes periodistas taurinos de la época y de entrevistas que realizaron tanto a Manolito como a los integrantes de su cuadrilla. Además el lector no únicamente sabrá de Manolito, sino que la obra también contiene muchos detalles que vislumbran cómo era y cómo se vivía la tauromaquia en la sociedad española de principios del siglo XX. Pienso, al menos lo he pretendido, que todos los que adquieran el libro van a disfrutar de una narrativa amena, entretenida y emotiva, independientemente de si el lector es taurino o no. Todo ello con una edición muy cuidada que tiene el atractivo de contener alrededor de 100 imágenes.

3.- He tenido el placer de leer tu obra y entiendo el porqué del título “Carne de Hierro”. Un torero muy castigado por los toros desde sus inicios…

Sí, así es Andrés. Rara era la corrida en la que no era atropellado por un cornúpeto. Las ganas de complacer siempre al público hacían que lidiara con extrema valentía y sin tener en cuenta los toros que no tenían las condiciones necesarias para ello. Antes de la cornada de Málaga ya había sufrido otras muy graves que, además de temer por su vida, le impidieron cumplir muchos compromisos firmados. Más de un cronista auguraba un final trágico más temprano que tarde. Significativo al respecto son las calificaciones que escribían de él, como “emperador del valor”, “el de los sobresaltos”, “el de la suerte loca”, “temerario hasta el suicidio”, etc. También reseñar que el propio Manolito reconoció que muchas de las cogidas que sufrió se debieron a su enfermedad llamada blefaroespasmo, que le hacía cerrar los párpados involuntariamente breves momentos durante la lidia. También por esto le definieron como “el torero que se cegaba ante el peligro”. Respecto al título “Carne de Hierro”, no tuve nada que ver salvo mi total aceptación a un título tan acertado. El mérito de ello es de Francisco Ordóñez Olalla, editor de la obra y de Jákara Editores. La idea le surgió cuando Francisco leyó en el libro que Manuel Galea, banderillero de Manolito, dijo al cronista Adolfo Sánchez Carrere que el onubense “tiene la carne de hierro” por su fortaleza y poca preocupación ante las cornadas.

4.-¿Crees que por su muerte tan temprana, fue un torero que no ha recibido el reconocimiento que merece?

En el momento de su muerte, Manuel Báez era considerado como la gran sensación rivalizado por Cayetano Ordóñez. Aunque también tuvo detractores, en la temporada anterior de su muerte fue mayoritariamente muy reconocido. Como ejemplo, aproximadamente medio año antes de su muerte, triunfó en las dos únicas veces que toreó en Madrid en 1925. De la primera fecha, el 29 de junio, el reconocido cronista de ABC y secretario de la Asociación de la Prensa de Madrid Eduardo Palacio escribió que el nombre de Litri y la fecha de la corrida tenían que ser esculpidos en los mármoles y bronces destinados a perpetuar las glorias de nuestras fiesta y que esta fecha marcaba un antes y después en la tauromaquia, además que no había precedentes en Madrid de lo que se había visto con las faenas de Litri, etc. La segunda corrida, la que le catapultó hacia lo más alto, fue la de la Asociación de la Prensa de Madrid el 16 de julio, en la que consiguió el galardón de la Oreja de Oro que se otorgaba por votación entre los asistentes. Si comento todas las afirmaciones asombrosas que publicaron respecto a esta corrida, estaría por lo menos una hora más en esta entrevista. Consiguió este reconocimiento tan joven. Opino que, respondiendo a tu pregunta, si hubiera tenido una trayectoria taurina plena, con más experiencia con el paso de los años, muy posiblemente a día de hoy estaríamos hablando de una leyenda a la altura de los más grandes. Además, al ser escaso el número de corridas como matador de toros, muy pocos tuvieron ocasión de verlo torear, que es fundamental para transmitir unos a otros quién fue Manolito Litri, y más en una época en la que no había manera de verlo torear si no se asistía a una plaza. Su muerte temprana también privó a los aficionados disfrutar por mucho más tiempo de su rivalidad con “Niño de la Palma”, de la que se opinaba que iba a ser histórica y que marcaría una época.

5.-Qué cualidades destacarías de este torero onubense

Evidentemente tengo que opinar a través de los ojos de todos los cronistas que escribieron de sus lidias. Estos destacaron su valor y serenidad ante el toro, quizá por ello era un torero de público en sus días. Pero no solo de valor se llega a lo más alto. Sabía ejecutar todo tipos de pases tanto de capa como de muleta. Tenía un gran manejo con el capote; no recuerdo ninguna crónica que afirmara que estuviera mal en el primer tercio y en los quites en la suerte de varas. Incluso tengo recogidas crónicas que afirman que el público le obligaba a dar una vuelta al ruedo después de torear de capa. Con la muleta tenía el mismo manejo tanto al natural como con la derecha; intentaba pasar de igual manera a todos los cornúpetos, así que si uno tenía las condiciones requeridas a su toreo, ponía la plaza bocabajo. Muy influenciado por Juan Belmonte, a quien más admiraba, quiso llevar al extremo el toreo parado. Con el estoque, normalmente a volapié, ponía toda su alma entrando muy recto y echándose en lo alto del toro. También tenía sus defectos, pero seguramente hubieran sido corregidos a base de más experiencia.

6.-¿Encuentras alguna similitud artística en el toreo, con su hermano y maestro Miguel Báez?

No soy muy dado a comparaciones. Pienso que cada Maestro debe ser valorado tal como es, en el contexto de la época en cuestión y no estudiándose diferencias o similitudes con tal o con cual. Otro asunto es la visión que los aficionados y críticos tienen del toreo, pero ahí entramos en terreno de la subjetividad. Además a ambos les separan muchos años; Miguel tomó la alternativa 23 años después de la muerte de Manuel, muchos teniendo en cuenta que en la época de Manolito el toreo se estaba transformando y luego más con la posguerra y la impronta de Manolete. No he indagado tanto en el arte de Miguel como en el de Manuel, pero en cambio se conservan vídeos de Miguel. Teniendo en cuenta todos estos factores opino que frente al toro cada uno tiene un carácter y una personalidad distinta pero muy definida, que los hacen únicos. Ambos no tenían una técnica muy depurada pero sí muy efectista. Quizá Manolito tenía más recursos, pero los de Miguel eran más seguros y lidiaba más pragmáticamente que su hermano. Miguel era más conocedor de las condiciones del toro que Manuel y toreaba más inteligentemente. Coincidían en la serenidad con la que se enfrentaban ante un toro. Gustase más o menos, ninguno de los dos pasaba desapercibido ante los aficionados.

7.- Infortunio en aquella tarde del 11 de febrero de 1926? Se habla también de superstición y casualidades en torno a la muerte del torero por asta de toro.

Efectivamente, Andrés. Hay muchas circunstancias llamativas al respecto. En primer lugar la corrida se organizó, como se suele decir, deprisa y corriendo. El motivo fue para agasajar la visita a Málaga de los reyes de España. Se celebró en una fecha nada habitual en la época, el 11 de febrero. Fue la primera corrida oficial del año 1926 en España y única en ese mes. El propio diestro onubense declaró que aunque ni siquiera había entrenado toreando de salón previamente, quería satisfacer a todos los aficionados malagueños. También se ha hablado mucho de la contratación. Se publicó, e incluso se da por cierto, que se le contrató después de que Antonio Márquez no llegara a un acuerdo con la empresa. No fue así exactamente, de hecho Manolito Litri fue el primer diestro contratado. Eso sí, hubo dificultades. El rotativo malagueño La Unión Mercantil afirmó de manera categórica que Manuel Pineda, apoderado de Litri, exigió para su contratación los mismos honorarios y mismas corridas que Niño de la Palma. Ante la negativa de la empresa, se iniciaron conversaciones con Antonio Márquez hasta que, por orden del matador onubense, su apoderado se retractó de sus exigencias. Extremeño, el toro de la ganadería Guadalest que le corneó, no iba a formar parte de la terna hasta que un toro resultó herido al ser atacado por otro. Su tamaño y peso lo hacía más un novillo que un toro. También fueron muy llamativas las palabras que dijo a su compañero de cartel Zurito; después de que el de Córdoba le dijera que tuviera cuidado porque el cornúpeto achuchaba mucho por la derecha, Litri le contestó que si el toro no le cogía en el primer pase, este ya no lo haría. Precisamente Extremeño le corneó en su primer pase de muleta, un ayudado por alto. El libro contiene muchas más curiosidades de esa corrida y de la evolución de la gangrena que contrajo, que le hizo perder la vida definitivamente una semana después de la corrida.

Momento del percance mortal del torero onubense

8.-Cuál es legado que ha dejado Manuel Báez “Litri”

Es arriesgado hablar de un legado cuando Manolito solo estuvo una temporada completa como matador de toros. Le quedaron muchísimas cosas por hacer. Pienso que el mejor legado es pensar que si llegó al estrellato tan joven, de qué hubiera sido capaz de hacer por ejemplo con diez o veinte años más de carrera. El hecho de que le haya dedicado mucho tiempo en investigar y en escribir su biografía, sin duda es porque le considero especial en su ámbito profesional. Es digno que se conozcan más a personajes como él y tengan cabida ampliamente en la literatura taurina, que igualmente es literatura de parte de la historia de España.

9.- Tras unos duros meses de pandemia, que aún continuamos sufriendo, desde tu punto de vista, ¿cuál es el futuro de nuestra fiesta?

Esta crisis ha afectado, en mayor o menor medida, a todos los ámbitos profesionales. Al sector taurino hace que crisis como esta le afecte enormemente por tener una estructura organizativa compleja. Pero igualmente no me cabe duda que una fiesta con tanta tradición, historia y pasión de sus aficionados, se repondrá más pronto que tarde.

10.- ¿Estás preparando ahora una nueva publicación?

Si, precisamente ya tengo acabada otra biografía taurina que, si no hay contratiempos, se publicará en este año antes de Navidad. Aún debo ser cauto en dar datos específicos, pero sí confirmar que es de otro personaje que me ha apasionado y que a día de hoy ha caído al olvido. Desarrolló su carrera durante la Edad de Oro taurina y tiene estrecha relación con Estados Unidos. Seguro que, al igual que “Carne de Hierro”, este futuro libro será del agrado y de la satisfacción de los amantes de la historia de la tauromaquia. Muchas gracias Andrés por dedicar esta esta entrevista a mi obra y desearte mucha suerte con Torolandia y con todos tus proyectos futuros.

Presentación del documental «Sangre y Arena» en La Malagueta

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Menú

Abrir chat
1
Hola Soy Andrés, ¿puedo ayudarte?
Hola 👋
¿Cómo puedo ayudarte?